Bien bajado ese balón.

Posted on 24 septiembre, 2011

3



Con esta frase de mi  amigo y colega “Reni Love” se despidió de mi la semana pasada después de darme un aventón a mi casa,  dejándome  reflexionando al respecto. El mensaje que me transmitió con que tenía que saber “bajar el balón” fue que tenía que desarrollar las estrategias necesarias para poder aterrizar mi proyecto escolar y saber venderlo en la empresa, consiguiendo que nos abrieran las puertas tanto a mi escuela como a mi equipo para desarrollar el proyecto.

Reni Love

Mi estimado “Reni Love” tiene razón. La experiencia de vender el proyecto universitario en la empresa no me está dejando un buen sabor de boca. No estoy sabiendo cómo bajar el balón para desarrollar la jugada que me permita anotar un gol en la empresa. En gran parte se debe justamente a que no supe plantear la estrategia correcta.

Gestiópolis,  comunidad virtual de conocimiento en gestión de negocios en la que confluyen estudiantes, profesionales independientes, ejecutivos, mandos medios y demás profesionistas  interesados en temas empresariales y económicos. Define la palabra estrategia de la siguiente manera:

“Es una herramienta de dirección que facilita procedimientos y técnicas con un basamento científico, que empleadas de manera iterativa y transfuncional, contribuyen a lograr una interacción proactiva de la organización con su entorno, coadyuvando a lograr efectividad en la satisfacción de las necesidades del público objetivo a quien está dirigida la actividad de la misma.”

Uno de los principales problemas con que nos estamos enfrentando en el desarrollo del proyecto semestral es que desde un principio no supe vender la idea en la empresa. De nada sirve remar muy duro, si no vamos en la dirección correcta.Preparé presentaciones, hice propuestas, comenté el proyecto con mucha gente, escalé el proyecto con altos directivos de la organización y no llegué a ningún lado.

Básicamente  me di a la tarea de pedir que me permitieran desarrollar un proyecto, o bien que nos permitieran analizar algún conflicto que fuera susceptible de ser estudiado por un conjunto de profesionistas dispuestos a dedicar su tiempo y su esfuerzo para generar beneficios a la organización. Ese fue justamente mi error. Lo que debí haber hecho es haber llegado con un proyecto ya planteado, con un conflicto ya detectado y con las estrategias definidas para resolverlo. Es decir, no pedir un proyecto,  plantear un proyecto.

Abrirse camino en organizaciones grandes no es cosa fácil y la innovación juega un papel fundamental. De esta experiencia me quedan varias lecciones que seguro no se me olvidarán la siguiente vez que tenga que vender un proyecto.

  • En la forma de pedir está el dar.
  • El que mucho abarca poco aprieta.
  • No por mucho madrugar amanece más temprano.
Les paso el siguiente video que habla de las estrategias que siguió el Cirque du Soleil para alcanzar el éxito mundial que actualmente tiene.
Saludos a todos y me quedo en espera de sus comentarios. Si alguna vez les ha pasado algo similar platíquenos y en que acabó su historia.
Anuncios