La vida es un conjunto de coincidencias.

Posted on 5 diciembre, 2011

7



En la versión en video de su interesantísimo libro “Cosmos” Carl Sagan hace un resumen rápido de como ha sido la secuencia de hechos que nos han traído al mundo como individuos, como sociedad, como especie y como energía fundamental. Este ejercicio, podría ser bien denominado como la respuesta a la pregunta “¿De donde vengo?”, la otra pregunta “¿adonde voy?” es una de la que Carl Sagan prefiere no ocuparse por ser estrictamente personal.

El lugar del que venimos y la historia de los sucesos que nos permiten hoy leer en internet un blog son un conjunto de felices coincidencias que datan desde el origen del universo. El big bang permitió el inicio del tiempo-espacio como resultado de la alineación de la energía en un equilibrio muy especial que llamamos materia. Que la materia exista como resultado de este ensamblaje energético es la primer coincidencia maravillosa que permite nuestra individualidad.

El universo comenzó a expandirse y dentro de los centros galácticos comenzaron a suceder reacciones que permitieron que la forma fundamental de la materia (el hidrógeno) comenzara a fusionar sus núcleos para dar lugar a elementos químicos más pesados (como el carbono, el oxígeno, el nitrógeno y el fósforo). Es importante mencionar que todos los seres vivos estamos compuestos en nuestra gran mayoría por los elementos mencionados, es decir los elementos que permiten la vida son producto de otra maravillosa coincidencia que sucedió hace miles de millones de años en los centros estelares.

 

La Nebula de Helix

En algún momento del tiempo, una gran estrella que se ubica en uno de los brazos exteriores de una galaxia pequeña (la vía láctea), colisión por coincidencia con otro objeto enorme (tal vez otra estrella), provocando un desgajamiento mayor en su estructura, liberando grandes cantidades materia. Esta es una de las explicaciones de la creación de nuestro sistema solar, que una estrella o cuerpo mayor chocó con nuestro sol dando origen a los planetas de nuestro sistema solar.

Las siguientes coincidencias también son cruciales para el desarrollo de la vida:

El planeta azul

  • Que haya quedado agua (H2O) en uno de los planetas en cantidad suficiente para promover la aparición de la vida
  • Que este planeta con agua se haya localizado a una distancia óptima del sol para que éste sea una fuerza proveedora de energía pero sin la fuerza suficiente para calcinarlo o evaporar toda su agua
  • Que la geología del planeta haya sido tan particular que permitiera el desarrollo de atmósfera (es decir, una capa de gases que protegería su interior de los grandes embates del sistema solar como radiación o impactos de meteoritos y cometas).
  • Que la estructura de los metales del planeta lo provean de un poderoso campo magnético que lo defienda del viento solar (sin este campo magnético propio las comunicaciones satelitales serían imposibles y pocos planetas tienen uno).
  • Que la primera forma de vida en este planeta haya sido de la forma que fue (cualquiera que esta haya sido), es sin duda otra gran coincidencia, de esta molécula fabulosa inicial dependemos todos los seres vivos, todos provenimos de ella y los cambios de la evolución subsecuente.

Después la vida fue sujeto de una serie de coincidencias que permiten que nosotros estemos aquí:

  • Que los seres vivos comenzaran a formar organismos pluricelulares
  • Que los organismos pluricelulares salieran del mar
  • Que aparecieran los dinosaurios pero sobre todo, la gran coincidencia de que un meteorito los hiciera desaparecer, si ellos no se hubieran extinto no hay forma de que los mamíferos de los que provenimos hubieran podido prosperar
  • El desarrollo cerebral de los primates (que viene de la gran coincidencia de que alguno decidió caminar erguido. Caminar erguido incrementa la oxigenación cerebral).
  • El descubrimiento del fuego, de la agricultura, la energía eléctrica y las subsecuentes geniales (o no tanto) construcciones culturales que nos tienen aquí

Finalmente, la historia de amor o desamor que llevo a nuestros padres a procrearnos, la sociedad que nos ha llevado a educarnos y la coincidencia de que hoy por alguna extraña razón estemos leyendo este blog.

Si calculáramos la probabilidad acumulada de todo esto seguramente sería cercana a cero, por eso decimos que Dios está en los detalles.

Hay otras felices coincidencias menos cruciales como la existencia de la luna, el color del cielo o el verde del pasto. Sin embargo, disfrutarlos hace la vida solo más maravillosa.

Anuncios