Ciclismo en Tecolutla con Kululú

Posted on 26 julio, 2013

6




Me encanta el impacto positivo del ecoturismo en las comunidades donde se desarrolla, es bien divertido, se aprende mucho y se conoce a muchas personas de diferentes lugares. Aquellos emprendedores que han optado por crear proyectos ecoturísticos sabrán que es una gran sensación de logro ayudar a tantas personas en tantos sentidos y de forma divertida.
El pasado viernes por la mañana tuve la oportunidad de conocer en Tecolutla, Veracruz, a Kululú, los amigos de la naturaleza, una Sociedad Cooperativa, conformada por  un grupo de mujeres que al autoemplearse realizan visitas guiadas por los lugares más sorprendentes de la región, participando activamente en la conservación del patrimonio natural y cultural de su comunidad.
Específicamente fui atendido por Laura, conocida en el pueblo como la bióloga,  mujer que lidera al grupo y quien tuvo la atención de darnos el recorrido en bicicleta a mi y a mi hermano para conocer las 4 lagunas de Tecolutla. Tres de ellas recientemente agregadas al mapa, a causa de las inundaciones que sufrió el pueblo en 1999. Un recorrido de mas o menos 8 kilómetros en el que se convive directamente con la naturaleza, imagínense que tuvimos la suerte de ver un halcón y un cocodrilo en su hábitat natural.
El punto de encuentro para arrancar la expedición fue a las 8:00 am en la plaza del centro. Ahí nos encontramos con Laura y dos chicos más, quienes nos acompañaron durante todo el camino, llevando consigo agua helada, fruta picada, herramientas, botiquín y equipo de protección; es decir, todo lo que pudiéramos requerir durante la expedición.  Hay que mencionar que Kululú  no sólo da paseos ciclistas, también hacen actividades de senderismo, caminatas, paseos en lancha, observación de aves entre otros talleres ecológicos.
Al arribar a esta primer laguna nos contaron su origen en 1999, cuando el río se desbordó dejando inundado el pueblo, asentándose el agua en algunos predios que eran prácticamente eran terrenos baldíos.. En aquella inundación el río y el mar se unieron, pero por encima del pueblo, trayendo consigo flora y fauna de ambos ecosistemas, entre ellos algunos ejemplares de cocodrilos que ya no pudieron regresar a su lugar de origen, por ende, se adaptaron a las  lagunas como nuevo hogar.
IMG_0760
A su vez, pudimos darnos cuenta que esta primer laguna no se encuentran en las mejores condiciones;  las construcciones de hoteles y residencias que se están llevando a cabo a su alrededor no procuran no alterarla, por lo que es común que los desperdicios de las construcciones sean arrojados al interior del agua, alterando gravemente el ecosistema.
Como un kilómetro más pudimos llegar a la segunda laguna que está más bonita y grande. tiene un pequeño muelle, un lugarcito en el que se antoja ver el atardecer, tomarse una cerveza o una copa de vino disfrutando de una buena compañía. Ahí también la flora y fauna del lugar está presente en todo su esplendor, incluyendo también a los mosquitos y cangrejos que hay por todas partes. En la siguiente foto podrán darse una idea de cómo se encuentra.
 IMG_0763
La tercera laguna que está metros más adelante, igualmente es más grande, también tiene cocodrilos y otros animales más. Me comenta Laura que desafortunadamente a la fecha no se han hecho  las investigaciones necesarias para saber la cantidad de cocodrilos  y otras especies de animales que alberga cada laguna, por lo que se está invitando a estudiantes de biología o carreras afines para que vayan a hacer su tesis a Tecolutla. Hay mucha tela para cortar en cuanto a investigación se refiere, es un trabajo que se necesita hacer pero no se cuenta con el recurso humano que tenga el tiempo disponible para hacerse cargo.
IMG_0764
IMG_0767
En esta tercera laguna es hasta donde llega el camino pavimentado, después es donde empieza la aventura. Seguimos por una carretera de terracería hasta llegar a un rancho o potrero en el que abrimos la puerta y nos metimos, metros más adelante estaba la casa en la que viven los dueños y les pedimos permiso para que nos dejaran continuar con el camino hacia la cuarta y última laguna. El sol ya empezaba a pegar más fuerte, la carretera estaba más polvosa y creo q los mosquitos eran más salvajes.
IMG_0769
Laura nos platicó que el potrero anteriormente servía principalmente para cultivar coco, por lo que el transitar por esas veredas bordeadas por altas palmeras era todo un sueño hecho realidad, sin embargo hace un par de años hubo una plaga que pese a los intentos que se hicieron por combatirla, prácticamente culminó con los sembradíos de cocos, no dejando otra opción que talar las palmeras y volverlas a sembrar, esta vez con una especia de palmera que viene del Pacífico, pero que es más resistente y más productiva.
IMG_0774
Continuamos pedaleando por las veredas entrando de lleno a la selva, era curioso ver cómo a nuestro andar todos los cangrejos que estaban sobre el camino rápidamente desaparecían al esconderse dentro de sus madrigueras. Los mosquitos me siguieron picando y aquí fue cuando vimos a un pequeño halcón. Laura nos explicó que en la selva siguen habiendo muchos animales silvestres, entre los ya mencionados hay mapaches, tlacoaches, tecolotes, chachalacas, zopilotes, águilas, y muchas especies de peces y crustáceos. También existen manglares de diferentes especies, pero lo que yo más recuerdo fue poder haber conocido al cangrejo azul. Una especie endémica de la región que tristemente se encuentra en peligro de extinción, ya que es en cangrejo que por su característico color azul y por el gran tamaño que llega a alcanzar es altamente codiciado en el mercado de mariscos.
IMG_0829
Laura nos presentó, también a varios de sus primos, como el cangrejo violinista, llamado así por el tamaño de la mano que desarrollan los machos durante su vida y que la utilizan para cortejar a la hembra. Cuando se encuentran en periodo de apareamiento, que es justo en los meses del verano, el macho mueve de un lado para otro su grande mano para seducir a la hembra, imitando el movimiento que hacen los violinistas. Igualmente esta especie también empieza a estar en peligro porque los pescadores le arrancan la mano o tenaza a los cangrejos, ya que es bien carnosa y fácil de vender en el mercado. Aunque la mano les vuelve a crecer igual que el resto de las patas, ya no les crece del mismo tamaño, por lo que en automático dejan de ser atractivos para las hembras, dificultando así su apareamiento.
El cangrejo violinista

El cangrejo violinista

Hembra del cangrejo violinista
Finalmente llegamos a la cuarta laguna, de verdad que es enorme, es el hábitat natural de infinidad de animales y plantas; es aquí donde se cultivan la mayor cantidad de ostiones de la región y que a los turistas nos venden tan baratos en la  playa. Los ostiones son de suma importancia para preservar el ecosistema, un solo ostión es capaz de filtrar hasta 80 litros de agua por día, de ahí que su cultivo sea tan favorable para la laguna. Reitero, la laguna está preciosa y es muy grande, sin embargo no se caracteriza por ser la más limpia, pudimos encontrar restos de basura, latas, botellas, etc.; siendo justamente éste uno de los ámbitos en el que Kululú está trabajando.
IMG_0788
Kululú está apoyando a la región organizando diferentes actividades en beneficio del medio ambiente, por ejemplo, ha llevado a cabo proyectos de reforestación; de concienciación para los pescadores y habitantes de la región; de recolección de basura e incluso con los mismas personas que hoy en día dan los recorridos en lancha que no están bien capacitadas y por lo mismo mal informan a los turistas en torno a la flora y fauna de los lugares que visitan. Kululú se ha puesto muy  bien la camiseta de Tecolutla y continuamente emprende proyectos ecoturísticos en beneficio de la comunidad.
En esta cuarta laguna, nos dimos tiempo para descansar, comimos la botana, la fruta y el agua que amablemente nos llevaron los chicos de Kululú, observamos la laguna y Laura me puso un menjurje de una hierba de la región en aguardiente para mis picaduras de mosquitos que actuaron como magia sobre las ronchas enormes que ya se me habían hecho, aliviando casi de forma inmediata la comezón y mi ansiedad de rascarme; después de unos minutos emprendimos nuestro regreso.
IMG_0796
Metros más adelante pudimos observar unos de los escenarios más lindos que he visto, justamente el lugar donde se unen la laguna y el mar. Ahí había un par de pescadores con quienes pudimos conversar por unos minutos, observar cómo pescaban y dejarnos llevar por la inmensidad de la laguna y el océano.
El regreso fue mucho más rápido, pero mucho más pesado, ya era casi medio día, por lo que el sol de verano pegaba a todo lo que da. Sin duda alguna fue un paseo muy divertido, que nos dejó conocer a Tecolutla en su esencia natural, desde la óptica del ecoturismo, como una gran alternativa de diversión y entretenimiento. Si algún día alguien se anima a dar el paseo por favor no olviden llevarse pantalón y manga larga o en su caso un buen repelente de insectos y bloqueador solar.
IMG_0803
Si alguien va a visitar Tecolutla y se anima a revivir esta experiencia, por favor contacten a la bióloga Laura o a alguna de sus colaboradoras en el teléfono: 01766 846 0275 ó al Celular: 766 103 4507,  o bien en el módulo que se encuentra en el Parque del Centro. Pueden estar seguros que por menos de $200.00 pesos podrán disfrutar de grandes experiencias en contacto directos con la naturaleza y con las personas del lugar.
Por favor comenten esta publicación y díganme que les pareció, en próximas publicaciones les estaré contando que otros lugares conocí en este viaje por el Estado de Veracruz.
Saludos
El Cacho.
Anuncios