En Sao Paulo una heroína en silla de ruedas salva a un gatito de ser estrangulado

Posted on 29 agosto, 2013

8




Empecé a escribir desde el autobús camino a Río de Janeiro, porque aunque no lo parezca estaba haciendo mi buena obra del día. Y es que la tarde de ayer me enteré de otra cruel historia de maltrato animal acompañada de un heroico acto humano que me dejo sorprendido no sólo por el grado de crueldad del hijueputa’ de esta historia, sino también por el acto de valentía de la heroína que rescato a un pequeño gatito que estuvo a punto de ser estrangulado para morir de la misma forma que sus tres hermanitos murieron hace un par de días.

Sabemos que los gatos tienen desarrollada la capacidad de sobrevivir en la naturaleza o en la jungla urbana por sus propios medios, cazando a otros animalitos o bien alimentándose de la basura que producimos nosotros los humanos. Esto genera que muchas de las ciudades del mundo estén llenas de gatos callejeros y que su veloz reproducción no sea más que una consecuencia de las propias actividades humanas. De ahí parte esta historia.
valentino
Hace un par de semanas llegó a la casa de una familia que vive em una de las fabelas de San Pablo una gata a punto de parir. Las dos hermanas decidieron hacerse cargo de la gata hasta que pariera y después buscarle un hogar tanto a la gata como a los gatitos, ya que la familia no cuentan con los recursos necesarios para poder hacerse cargo de ninguna mascota, sin embargo su noble corazón les hizo actuar humanamente y entonces esperaron hasta ver nacer a 4 lindos gatitos.
El patio en el que solían estar los gatos es compartido con otros vecinos, entre ellas un hombre de ojos rasgados al que denominaremos “el japonés” quien es dueño del lugar en el que viven. A los gatitos les gustaba andar de curiosos por todos lados, tal como lea indica su naturaleza, entre ellos, en la casa del japonés, quien hoy en día sabemos que no es amante de los felinos.
Poco a poco todos los recién nacidos comenzaron a desaparecer y tristemente tres de ellos reaparecieron muertos, la misma madre regresó a la casa con el cadáver de uno  en el hocico. Sin embargo, entre ellos uno estaba desaparecido, ya se había dado por perdido, hasta que una de las chicas que lo adoptó, mientras merodeaba, por el patio lo alcanzó a ver a lo lejos a punto que estaba a punto de morir estrangulado por el japonés.
El gatito iba a correr la misma suerte que sus tres hermanos, muy probablemente también fueron asesinados por este señor que detesta a los gatos y mucho más los que se meten a su casa. No se necesita mucha fuerza ni mucho tiempo para poder matar a un gatito bebé, sólo se necesita a un idiota sin sentimientos y con ideas raras o  con un odio por el mundo tan grande que le permita quitarle la vida a algo tan lindo.
La chica desafortunadamente no pudo correr a quitarle de las manos el gatito al japonés, porque no puede caminar, utiliza una silla de ruedas para moverse. Así es que no lo pensó mucho y de manera inmediata actuó con gran valentía, empezó a gritarle desesperadamente a su hermana para que corriera en auxilio del gato y al japonés para que no lo matara.
El señor se detuvo al escuchar los gritos que provenían de la niña en la silla de ruedas y afortunadamente la hermana de la niña llegó a tiempo para quitarle al gato. Tras intercambiar unas palabras más, el señor les entregó al animalito a las chicas no sin antes amenazarlas que si se volvía a meter a su casa esta vez no iba a demorar mucho en matarlo.
Las niñas no podían tener mucho tiempo al gato en casa, reitero, desafortunadamente no cuentan con los recursos para poder hacerse cargo de él, sin embargo por medio de facebook se difundió el caso y de esta manera es como una amiga de Cris, mi profesora de portugués que tiene dos hermosos gatos, recibió la llamada telefónica de una amiga suya para pedirle de favor que cuidara al gato por unos días mientras  le encontraban un nuevo hogar.
Cris sin pensarlo mucho, el viernes pasado aceptó cuidar temporalmente al pequeño y a buscarle un nuevo hogar. Ella me cuenta que los primeros días el gato estaba tan asustado que cuando alguien lo intentaba acariciar el pobrecito comenzaba a temblar y se orinaba del miedo, todo el tiempo estaba escondido, hasta que poco a poco empezó a recuperarle la confianza a los humanos y a demostrar mediante ronroneos y caricias su aprecio y agradecimiento a la gente que vivía con él.
Igualmente mediante facebook apareció Barbara una chica que vive en Volta Redonda, una ciudad cerca de Río de Janeiro, justo en ese momento estaba interesada en adoptar un gato para su hija. Así es que contactó a Cris y se comprometió no sólo a darle una vida digna al gatito, sino a cubrir los gastos del traslado en avión desde San Pablo a Río de Janeiro.
Hoy durante la clase de portugués de la mañana, Cris me contó los detalles de la historia, entre ellos que por el momento estaba teniendo dificultades para hacerse cargo del recién llegado, porque además de que sus gatos son muy territoriales, el gato tiene que esperar un mes de que haya sido vacunado para poderlo subir al avión, la única opción que había era llevarlo en coche o autobús hasta Volta Redonda. ¿Y pues quién creen que se ofreció para llevar al gato en autobús hasta una ciudad que está a una hora de Río de Janeiro?
Cris despidiéndose del gatito en la terminal de autobuses
Efectivamente, a las 6 de la tarde ya estaba abordando el autobús que me trajo a Volta Redonda. Mi intención era entregar el gato y en seguida abordar un autobús que terminara por llevarme a Río de Janeiro para aprovechar la oportunidad y pasar un par de días en casa de Neto un amigo mexicano que por el momento está viviendo en Leblon. ¿Pero qué creen?
  1. Al llegar a Volta Redonda me enteré que ya no había autobuses que fueran a Río de Janeiro, el próximo salía hasta las 4 de la mañana.
  2. Neto no me va a poder dar asilo.

Houston… estamos en problemas….

Por ahora termino de escribir, mañana en la mañana les termino de contar que pasó conmigo, porque para ser francos, ni siquiera yo tengo en claro qué voy a hacer o en dónde voy a a terminar…
Saludos,
El Cacho
Anuncios