Sao Paulo no tan amigable como creía…

Posted on 11 enero, 2014

13




Quizá muchos opinen de manera contraria a mi, pero después de haber vivido por casi 6 meses en Sao Paulo, puedo afirmar que el común de la gente de Sampa no es tan sociable como en el resto de las ciudades de Latinoamérica. Afortunadamente, he conocido las principales ciudades latinas en diferentes viajes, desde Los Cabos  hasta Buenos Aires y en casi todos los lugares he sentido esa calidez y fraternidad que nos caracteriza a los latinos, pero a mi muy personal juicio los paulistanos no son de esta forma.

Con ello no quiero decir que la gente sea grosera o maleducada, todo lo contrario, aquí todos son muy amables cuando se les pide algún tipo de ayuda, sin embargo no son tan integradores dentro de sus círculos sociales. es decir son más herméticos. Es muy común que en los pueblos latinos, cuando nos encontramos entre foráneos nos gusta invitarnos a salir, a nuestra casa; a tomarnos una cerveza o copa de vino depende dónde nos encontremos; nos gusta conocer a las personas; saber de su cultura; escuchar cómo hablan; qué es lo que ellos piensan; su historia personal, etc.

Me puedo dar cuenta que aquí en Sao Paulo cuando el común de la gente percibe que eres extranjero, hasta después de que te ve varias veces es cuando se interesan más a fondo en ti; es entonces cuando te hacen las invitaciones para volver a convivir; cuando te presentan amigos e incluso familia;  y cuando te empiezan a integrar a sus círculos sociales. Pero durante el primer encuentro con el foráneo, el paulistano no es el más integrador. Inevitablemente todo mundo te pregunta, ¿qué haces en Brazil?, pero después de matarles la curiosidad se mantienen solamente cautivos y observadores el resto del tiempo.

Muy probablemente esto se deba a la barrera del idioma. Hay mucha gente introvertida que cree que no va a poder entablar una conversación con alguien que no habla portugués. Y si a ello le sumamos que el común de las personas no habla inglés ni ninguna otra lengua, vuelve esta barrera muchas veces muy difícil de superar.

También hay que mencionar que los paulistanos son completamente citadinos, urbanos, metropolitanos, o como se les diga. Sao Paulo es una megaciudad de aproximadamente 20 millones de personas, lo que la vuelve la séptima más grande del mundo, por lo mismo, nadie se detiene para intentar conocer con profundidad a cada persona que se le atraviese, es prácticamente imposible, así sea alguien de Sao Paulo, de Arabia o de Alemania. Sólo por interés general, las diez megaciudades más grandes del mundo son las siguientes:

  1. JapónTokio-Yokohama, (35.200.000)
  2. Estados UnidosNueva York-Nueva Jersey-Connecticut-Pensilvania, (30.422.346)
  3. Corea del SurSeul, (22.000.000)
  4. IndiaMumbay, (21.255.000)
  5. IndiaDelhi, (20.995.000)
  6. MéxicoCiudad de México, (20.450.989)
  7. BrasilSao Paulo, (20.000.000)
  8. ChinaShanghai, (19.795.000)
  9. IndonesiaYakarta, (19.550.000)
  10. Estados UnidosGran Los Angeles, (18.000.000)

Como podemos ver, Sao Paulo es prácticamente como el DF, igual de grande, sólo que construido de manera vertical, es decir mediante rascacielos y no mediante fraccionamientos horizontales, por una sencilla razón, a diferencia de la Ciudad de México aquí es casi imposible que tiemble. Por lo que el número de opciones para salir, para conocer gente y lugares es ilimitado. Eso no pasa en las ciudades pequeñas donde solo hay 3 clubes nocturnos, 4 restaurantes, un museo y toda la gente del pueblo se conoce. Aquí es mucha la gente que se conoce día con día, es normal que si hoy comimos juntos a lo mejor mañana ni me acuerdo.

Por lo mismo, al ser una ciudad tan grande y con tantas oportunidades para salir adelante, la gente vive súper rápido. Las cosas se mueven con una velocidad impresionante, excepto el tráfico, ese es más lento que en el DF.  Los cambios aparecen de una forma súper repentina en este mar de rascacielos, si uno intenta resistirse al cambio, simplemente se queda en el pasado, en el abandono, en el olvido. Es totalmente absurdo intentar que el mundo se adecue a nosotros, en mi caso yo soy el que debe aprender a jugar las reglas del juego. ¿Pero cuáles son estas reglas?, ¿Hay algún secreto para hacerse rápido de amigos en Sampa?.

Naturalmente no hay reglas ni claves para integrarse a un grupo social en la ciudad más grande del Hemisferio Sur. El respeto, es indispensable; la cortesía y el agradecimiento en ninguna parte del mundo sobran. De ahí en fuera, cada persona ve por sus propias metas o necesidades y por las de su gente, sin importar los medios que se necesiten para conseguirlas.

Puedo percibir que los grupo de amigos son al igual que las familias células de la sociedad, difíciles de disolver y también de ampliar. Cada uno de ellos es diferente y son grupos que se han constituido con el paso de los años, no de la noche a la mañana. Grupos herméticos, basados en la confianza que se ha ganado con el paso del tiempo que no están tan abiertos para nuevos integrantes. Reitero, hasta que después de varias veces te ven, es cuando te empiezan a incluir.

¿Pero por qué nadie te invita a su casa o a reuniones con sus amigos? Muy probablemente es porque aún se siga viviendo con el miedo y la desconfianza del prójimo, herencia del periodo de inseguridad que azotó a Brazil hasta hace un par de décadas. A mi personalmente me han dicho que no invite a nadie a mi casa, que es muy peligroso, situación que me resulta extraña, yo soy de las personas que abren las puertas muy despreocupadamente, pero parece ser que aquí eso no se puede hacer tan a la ligera.

La colectividad e interés por el prójimo que caracteriza a los pueblos aquí es menos visible. Por ejemplo, yo tengo ya casi 6 meses viviendo aquí y no conozco a ninguno de los vecinos de mi edificio, cosa que no me molesta en lo absoluto, pero tampoco conozco a nadie de mi barrio, eso por ejemplo no me pasaba en la Cd. de México.

Me metí a clases de tango, de hockey sobre ruedas, al gimnasio, intenté hacer amigos en internet, en el parque Ibirapuera que visito tan frecuentemente, pero la verdad, nada me ha dado los mejores resultados y no porque no sea antisocial, quienes me conocen saben que justamente eso no soy . Hasta ahora sólo tengo 3 buenos cuates, como decimos en México: Cristina, quien comenzó siendo mi maestra de portugués pero ahora es mi gran confidente: Danilo y Lucas, dos chavitos de 18 años a quienes conocí en diferentes ocasiones cerca de la Augusta y que todo el tiempo me invitan a salir a diferentes antros o “baladas”.

Pero qué tiene en común ellos 3 que ayudó estrechar una relación amistosa a diferencia del resto de la gente que he conocido?. Desde mi punto de vista es básicamente su gran interés por la cultura exterior, es decir por los Gringos (cabe mencionar que aquí nos dicen “gringos” a todos los que no somos brasileños sin importar nuestro origen), además de la empatía que hemos conseguido con el paso del tiempo.

En México estamos acostumbrados a vivir con el Malinchismo. En cuanto vemos a un extranjero le brindamos una atención especial, nos gusta ser hospitalarios, acogedores, buenos anfitriones, ayudarles en la medida de lo posible y sin pensarlo mucho abrimos las puertas de nuestras casas. Pero creo que aquí en Sampa no pasa de la misma manera.

Quizá se deba a que Brazil y sobre todo la ciudad de Sao Paulo esta formada en su mayor parte por inmigrantes. Aquí al verte como extranjero no eres sobrevaluado, eres uno más de los 20 millones que están compitiendo por las mismas oportunidades para salir adelante. Tal como pasa en todas las ciudades Cosmopolitas del mundo.

En fin, estas son algunas de mis impresiones de la ciudad después de este medio año que llevo viviendo en el Hemisferio Sur. Estoy seguro que poco a poco mi lista de amigos será tan grande como en el DF, sólo es cuestión de tiempo. Quiero agradecer mucho a la gente que se ha portado tan linda conmigo. Vuelvo a reiterar, nadie jamás me ha hecho una grosería, o ha abusado de mi confianza; todo lo contrario. Sólo son algunas de mis percepciones de vivir en esta inmensa Ciudad.

Quedo en espera de sus comentarios. Les paso unas cuantas fotos que de Sampa… adiooooossss!!

El Cacho.

 

Anuncios