São Paulo Undreground, una ciudad llena de excesos, diversión y libertinaje

Posted on 29 diciembre, 2015

2




 

Casi tengo 3 años viviendo en São Paulo y el tiempo se me ha pasado como agua, he conocido a mucha gente y he aprendido muchas cosas de esta enorme metrópoli. Hoy en día estoy seguro que sigo enamorado de la ciudad en la que me tocó vivir y en gran parte se debe a lo gay friendly que la percibo. Hay mucho de todo y para todos.

Es por ello que me decidí redactar este artículo con el objetivo de plasmar mis impresiones en torno a la vida gay y las opciones turísticas que pueden enamorar a muchos de los que gustan de las mismas cosas que yo; partiendo del hecho de que el turismo gay es muy diferente al turismo tradicional. A casi todos los gays nos gustan cosas diferentes, nuestra escala de valores también es diferente y consecuentemente nos divertimos y disfrutamos la vida de una forma más alocada.

Sao Paulo, también conocida como SP o Sampa, es una excelente opción turísticas para los gays que adoramos la vida nocturna, sobre todo aquellos que disfrutamos más de un club lleno de chicos muy guapos que de una linda vista de un río al atardecer. Sampa es excelente para venir a reventarse en las diferentes fiestas y discotecas que están abiertas de lunes a domingo, para todo tipo de gustos y clases sociales.

Es verdad que Sao Paulo no es tan gay friendly como el resto de Brasil, incluso que la misma periferia de la ciudad, en donde pueden llegar a presentarse con regularidad crímenes de odio u homofobia, causados por la mala educación y desinformación. Es exactamente igual que si comparamos a la Ciudad de México con el resto del país e incluso con la zona suburbana de la capital. El centro de ambas ciudades se caracteriza por ser un punto en el que fluyen todo tipo de ideologías y pensamientos, por lo tanto hay mayor tolerancia a lo menos conservador.

En otras palabras, es común ver en el centro de la ciudad a parejas tomadas de la mano o grupos de gays que se reúnen para comadrear o para pasar el rato, sin que nadie les preste la mayor atención. A su vez encontramos a todo tipo de gays: circuiteras, osos, pasibarbonas, jotitas, leathers, darks, lenchas, chacales, chichifos, trans, drag queens, heterocuriosos y demás especies humanas. Para cada uno de estos colectivos hay clubs especializados en donde se reúnen cientos y cientos de personas con las mismas características.

Desde mi percepción encuentro mucho más tolerancia hacia lo diferente aquí que en la Ciudad de México. Incluso percibo que es común que las personas hagan un esfuerzo para salir de la cotidianidad, para verse únicos y llamar la atención. Veo una mayor tolerancia y respeto hacia quienes piensan diferente, sin embargo también es muy evidente el racismo y clasismo que caracteriza a la comunidad gay; por ejemplo, es raro ver que en los bares que acostumbran los gays blancos haya negros.

Por lo tanto los gays tendemos a agruparnos con personas que tienen características similares o con quienes podamos proyectarnos. O sea, ves al grupo de circuiteras juntas, acá les dicen barbies, todas musculocas, rubias con cuerpos perfectos; por otro lado ves al grupito de jotitas con tendencias trans; al grupito de adolescentes que no tienen ni para comprarse una cerveza; al grupito de barbones tipo leñadores; al grupito de negros, de punks, etc. Pero a la vez estos pequeños grupos  se juntan mediante colectivos que reúne a cientos o miles de personas con las mismas características.

Entrar a un grupito de amigos es difícil, el paulistano no es tan receptivo como el común de los brasileños, incluso que los latinos en general. En un principio creí que era por causa del idioma, aquí el común de las personas sólo habla portugués (lo cual le causa problemas a los extranjeros cuando  intentan ligarse a un brasileño y no pueden comunicarse), sin embargo hoy me doy cuenta que no es así.

Los paulistanos en general son herméticos y efímeros. Es normal que una noche conoces a un grupo de gente, les cuentas tu vida, se la pasan increíble y al día siguiente ni te responden el teléfono. El que hoy pudiera ser tu mejor amigo, mañana no lo será y debes aprender a vivir así; dejando entrar y salir personas de tu vida sin esforzarte mucho en retenerlas, estará contigo quien quiera estarlo, eso ahora ya lo entendí, aqui las personas “desaparecen” con regularidad y es normal.

Retomando el tema de la comunidad gay de SP, al ver cómo se agrupa mediante colectivos de personas que organizan fiestas periódicas, casi siempre mensuales. Todas estas fiestas son una buena opción para los que ya estamos hartos de los mismos antros de siempre. Son fiestas que casi siempre son baratas, tienen una propuesta clara y especial. Siempre hay performances o interpretaciones artísticas y muchas de ellas son la calle, al aire libre.

Pero lo que más me ha llamado la atención es que nunca hay peleas, pese a que son fiestas llenas de todos los excesos que se puedan imaginar, yo jamás he visto una sola riña. La comunidad gay paulistana es bien fiestera, pero tranquila, o sea, aquí no se acostumbra armar pleitos de borrachos, todo lo contrario, es una sociedad pasiva y receptiva, pero que sabe organizarse para hacer grandes fiestas. A continuación describiré algunos de los colectivos que mas me gustan.

  • El colectivo de gitanos “Venga-Venga”,  En esta fiesta tocan música con influencias eslavas o árabes, muchas personas se disfrazan como gitanos y la fiesta está basada en esta cultura.
  • Otro colectivo bien famoso es el de Gambiarra , es una fiesta que reúne a cientos o hasta miles de gays, incluso ha sido considerada la mejor fiesta de la ciudad. Tocan principalmente música nacional, tipo samba, MPB (música popular brasileira). Esta fiesta la frecuentan actores de teatro y demás artistas, por lo tanto es muy popular dentro de la “comunidad”, generalmente es en domingo y también alterna el lugar.
  • Otra fiesta que también acontece generalmente un domingo al mes y que por lo regular es gratuita, en medio de la plaza Dom Jose Gaspar, en el centro de la ciudad es la del colectivo llamado Selvagem . Esta es la favorita del común de mis amigos, aquí llegan un montón de chicos super guapos, la música es electrónica, tipo deep house, es una fiesta más para socializar, creo q de los colectivos es de las más fresas y tranquilas, aunque en Sao Paulo nada puede considerarse del todo tranquilo.
  • Pero si hablamos de algo mucho más alternativo, creo que la opción más maravillosamente destructiva es la Capslock  Ellos igual sólo hacen fiesta una vez al mes y les gusta revelar la ubicación del evento hasta el mero día, lo cual no es obstáculo para que se abarrote de gente que adora alterarse los sentidos mediante sustancias químicas y bailar música electrónica hasta que el cuerpo aguante. Este colectivo es mucho más underground, respecto a sus asistentes y performances. He ido a fiestas que fueron organizadas en una bódega de trenes o en una fábrica abandonada, qué fiesta esa última, dios mío! Muchos personajes, mucha gente, mucha información, too much.
  • Pero si lo que buscamos es algo más liberal y verdaderamente underground hay cosas que no me imaginé que existirían, pero que sí son reales. Hay un colectivo que se hace llamar Projeto Luxuria, la primera vez que llegué a esta fiesta se me fue la mandíbula hasta el suelo con todo lo que vi! Esta es una fiesta que como su propio nombre lo indica engloba los 7 pecados capitales, teniendo a la lujuria como el principal de ellos. Es una fiesta fetichista inspirada en clubes extranjeros, en la que predomina el cuero, el látex, el BDSM, la podolatria y muchos otros placeres generalmente reprimidos. El sexo explícito esta prohibido, sin embargo hay espacios privados en los que exhibicionistas y vouyeristas pueden divertirse al máximo. En otras palabras es una fiesta en la que se hacen realidad cualquier tipo de fantasías.Cada mes cambia el tema de la fiesta, por ejemplo la que será en enero va a ser de vampiros, la del mes pasado fue fiesta roja (todo mundo vestido de rojo, muy navideño, el pedo), y los temas siempre son muy variados, por ejemplo Fardas (Uniformes), Criaturas de la noche, Militar, Hacienda (todo mundo iba tipo vaqueros o de  animales) y muchas otras cosas más. Aquí no se puede entrar con jeans y tenis, te debes caracterizar de acuerdo al tema de la noche, sin caer en infantilismos, es una fiesta de fetiches, no de disfraces. Aunque el común de las personas no es tan gay, ni tan hetero, simplemente es gente libertina que disfruta de los placeres sin límites, todo mundo es bienvenido, pero esperemos, todo Sao Paulo es así.

 

  • Pero sin duda la fiesta más erótica y placentera de la ciudad es la Pop Porn Party. ¿Ya pensaron en alguna vez, llegar a un club en donde el común de las personas está desnuda o semidesnuda? Y no estoy hablando de 50 personas estoy hablando de más de 500 o 1,000. Esta fiesta se llena mucho y es muy barata, cuesta como 25 reales entrar. Aquí todo está permitido y puedes hacer lo que quieras en donde quieras, nadie te va a limitar.El nudismo en esta fiesta no sólo es tolerado, es incluso promovido. A las primeras 50 personas que se desnuden totalmente se les invita un trago. La gente que se sienten a gusto con su cuerpo puede mostrarse libremente sin temor a ser públicamente criticados, al fin todo mundo esta en pelotas o con una mascara. En cada locación se busca que haya un dark room enorme, que en las madrugadas está atascado, casi que fueran dos fiestas en una misma. Será de los lugares más hardcore que se puedan encontrar en el mundo.
  • Pero si en verdad lo que quieren hacer es turismo sexual y no me refiero al hecho de necesariamente contratar sexoservidores, sino visitar un club privado para caballeros, o en otras palabras, un sauna o  bath house. El Chilli Pepper es la Disneylandia de los promiscuos. Imaginen un lugar como El Sodome, en México, bonito y lleno de homosexuales desorientados. Sólo que mucho más grande en tamaño y con cientos de hombres brasileños, descendientes de italianos que dedican horas diarias al gimnasio, todos calientes e insaciables buscando sexo desesperadamente.

Es increíble ver la belleza del hombre brasileño en este último lugar, sólo el placer de ver a mucho guapo y semidesnudo junto, buscando macho desesperadamente, lo vuelve un must en la vida.

En general en Sao Paulo la gente es bien guapa. Aquí hay de todas las razas y para todos los gustos, lo que vuelve a esta inmensa ciudad en un punto perfecto para que las gays de todo el mundo vengan a perderse varios días, disfrutando de caipirinhas, sustancias tóxicas, hombres, sexo y demás excesos que en pocos lugares se disfrutan tan abiertamente. Sólo no olviden estar acompañados de un paulistano que los oriente por los lugares que vale la pena conocer de acuerdo a los gustos de cada persona. Esta ciudad no es tan amigable con el turista, es una jungla de asfalto y debes estar siempre atento con todo y con todos.

Hay muchos otros tipos de fiestas que siempre son en el mismo club, mismas que describiré en el siguiente artículo. Por ejemplo el paraíso de las circuiteras que es The week, uno de los mejores clubs del mundo; la mejor música electrónica está en D-Edge; el show de drag queens en Blue Space, los gays mas guapos, fresas y arrogantes de Lions y Yatch; además de otros colectivos de gente loca, como freebeats, insomnio, voodohop, jaca, javali,entre otros. Hablar de toda la vida gay de SP en un sólo artículo es mucha información. 

Ha sido un placer escribir este artículo, espero les haya sido interesante. Entren a ver las páginas de FB de los diferentes colectivos y opinen de cuál les llamó más la atención. Espero sus comentarios y no dejen de leerme las pocas veces que escribo. Saludos a todos y suscríbanse tanto a este blog como a elsouvenir.com

Feliz 2016,

Cacho Navarro

Anuncios